Turbo: un refugio de sabor y la moda de cultura

«¡Turbo está de fiesta!», dijo un lugareño que entraba a la plaza con un fresco de limón y panela en la mano derecha de uñas manchadas, quizá por trabajar con el banano. Pero eso es irrelevante.